La nueva generación de Recursos Humanos

 

80/20 o el principio de la efectividad

1
Posted noviembre 27, 2012 by Greg in ARTÍCULOS
efectividad pareto

Hace unas semanas, leyendo un pequeño libro que llegó a mis manos gracias al cariño de mis compañeros -¿puede haber mejor forma?- recalé la atención en uno de los modelos socio-económico más sencillos y más potentes al mismo tiempo. Más que un modelo se le conoce como el Principio de Pareto debido al apellido del economista italiano que lo enunció, Vilfredo Pareto.

Este economista allá por principios del siglo XX comenzó a observar como distintas variables se repartían según la regla del 80-20. Es decir, la riqueza de una nación pertenecía al 20% de sus habitantes; el 20% de los clientes genera el 80% de los ingresos de un negocio; el 80% de los medios productivos pertenecen al 20% de empresas, etc. Aunque naturalmente este principio no puede aplicarse a todos los aspectos, con el tiempo, y debido al interés de diversos estudiosos por esta regla, el tipo de comparaciones ha ido ampliándose:

  • El 20% de los conductores generan el 80% de los accidentes.
  • Pasamos el 80% de nuestro tiempo con el 20% de las personas que conocemos.
  • El 20% de los artículos de un inventario representa el 80% del valor del mismo.
  • El 80% de los libros y películas que veas sólo te servirán en un 20% (ten criterio).
  • El 20% de la información a la que tenemos acceso genera el 80% de nuestras decisiones.
  • El 20% de todos los esfuerzos que realizas provocan el 80% de los resultados deseados.

El contrapunto a la última frase parece claro: un 80% de nuestros pensamientos, acciones y tareas NO nos conducen a nuestros objetivos deseados, no nos hacen la vida más fácil ni seres (teóricamente) más felices.

Aceptando que este porcentaje 80-20 no refleja exactamente las relaciones de todas las causas-efectos (podría ser un 70-30, un 90-10, etc.) se ha utilizado este principio en numerosos programas de gestión del tiempo bajo la idea de que si conseguimos centrarnos en ese 20% de acciones que realmente aportan valor y nos conducen a nuestros objetivos de logro llegaremos a multiplicar nuestros éxitos.

¿Cómo comenzar a aplicar el principio de Pareto en nuestro día a día? Os proponemos un ejercicio práctico:

  • Selecciona un objetivo concreto, mejor si es asumible en el corto espacio de tiempo.
  • Anota el conjunto de tareas que, en un principio, realizas para alcanzar ese objetivo, y apunta todas las que te vengan a la mente.
  • Selecciona de ese conjunto las que realmente te ayudan a realizar el objetivo con el menor esfuerzo posible y con un resultado exitoso. Para ello puedes utilizar de modelo situaciones similares del pasado ¿Qué hice en esa situación que me llevó directamente a la realización de mi objetivo pasado?
  • Comienza a centrarte en las acciones que realmente ofrecen valor. Chocarás con hábitos y estilos de respuesta adquiridos por el paso de los años. En este punto es donde comienza el verdadero trabajo personal.

Por último, dos elementos inherentes a este proceso de reflexión:

PRIORIZA, seleccionar y descartar acciones tiene que ver con las consecuencias que creemos que el cumplimiento o no de esas acciones tendrán. ¿Realmente son tan negativas las consecuencias que esperamos?

KISS (Keep it simple, stup…) si eliminamos lo superfluo nos centramos en lo que realmente importa. ¡No pierdas tiempo y energía en asuntos que poco o nada pueden aportarte y facilítate la vida!


Autor

Greg


One Comment


  1.  
    Rebeca Aceves

    Excelente artículo! Me gustó no sólo por el respaldo que da a los argumentos, también aporta sugerencias para ser más eficiente.





Leave a Response


(required)

 
GUÍA DE RRHH
 
  • rrhh indicadores
  • portales búsqueda empleo rrhh