La nueva generación de Recursos Humanos

 

Líderes…¿Buenas Personas o Buenos Profesionales?

0
Posted noviembre 15, 2012 by Eva V. in ARTÍCULOS

Gandhi dijo “Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en acciones. Cuida tus acciones porque se convertirán en hábitos. Cuida tus hábitos porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque determinará tu destino. Y tu destino será tu vida”

¿Cuándo podemos hablar de líder? ¿Qué percepción tenemos de ellos?

Tantas similitudes como diferencias podemos encontrar en los líderes pasados y actuales, sin hablar de las nuevas personalidades que irán surgiendo de cara al futuro de acuerdo a los cambios que vivirá el entorno empresarial.

Sin embargo es cierto que hay aptitudes comunes y habilidades que tienen que dominar los llamados “líderes”, aunque no siempre estemos de acuerdo con las decisiones o acciones que se lleven a cabo. Aún así, la utilización de habilidades y herramientas, debería variar cuando pretendemos hablar de un Liderazgo Real, ya que cada equipo u organización que pretendamos gestionar es diferente.

Pienso que en base a unas premisas, en las que suele chocar nuestra mitad personal con nuestra mitad profesional, se puede alcanzar el liderazgo efectivo:

I.            La gestión de las emociones de uno mismo

II.            La habilidad para comunicar, con “transparencia”, los objetivos y las herramientas que vamos a utilizar para conseguir nuestras metas. Con esto quiero decir que, debemos transmitir esa claridad bajo el conocimiento de dominar la situación, sabiendo gestionar la información de que disponemos.

III.            Adaptabilidad, cómo guiar, saber qué tenemos que decir a cada miembro de un equipo, o conjuntos de personas, siempre dentro de los baremos de nuestras posibilidades, porque en el caso de que la desviación de las expectativas creadas en relación con los resultados obtenidos sea muy alta, nos llevará al fracaso.

IV.            Saber agrupar puntos de vista diferentes y aunarlos en pro del objetivo que tenemos, sacando el mayor partido/rendimiento a cada uno de ellos.

V.            Equilibrio entre conocimiento profundo del papel de poder que se ostenta y la humildad. Hay que tener mucha fuerza interior y psicológica para dominar el poder que se representa o se nos ha concedido de manera informal y la relación de igual a igual con los demás. No caer en la prepotencia o por el contrario en simplicidad.

Por ello, hay que dejar a un lado la idea tradicional del líder: buena persona y al que idolatrar por sus actos; pasando a una concepción más realista, en la que el líder es la persona capaz de gestionarse y gestionar a los demás para conseguir sus objetivos, intentando desviarse de sus principios en la menor medida posible, aunque esto no siempre se consiga.

No por esta definición pensemos en un líder “malo”, puesto que es un adjetivo subjetivo, será bueno si compartimos pensamientos y malo si no lo hacemos.

Siendo así que el buen líder, CONSIGUE LO QUE SE PROPONE, manejando a los demás, sin que éstos perciban dicha manipulación como tal, éste es el factor diferenciador.

Y arriesgándome, en mi opinión: Liderazgo = Manipulación


Autor

Eva V.

Tanto si te gusta lo que lees como si no te gusta, dime lo que piensas. ¿Te atreves?

0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response


(required)

 
GUÍA DE RRHH
 
  • rrhh indicadores
  • portales búsqueda empleo rrhh