La nueva generación de Recursos Humanos

 

El Despido como Crisis de Identidad

6
Posted febrero 18, 2013 by Greg in ARTÍCULOS

despidoEnfrentarse a un despido es una de las situaciones que mayor descarga emocional produce. Sabemos que no es fácil, y no únicamente por las dificultades económicas que suelen aparecer.

El despido supone una ruptura de la identidad de la persona, o por lo menos de parte de esa identidad. La actividad laboral va conformando paulatinamente nuestra carta de presentación al mundo de tal modo que si le preguntásemos a un médico, un abogado o un directivo quién eres con toda seguridad nos contestaría eso mismo, soy médico, abogado o directivo, y no Pepito Pérez. Pasamos en  el puesto de trabajo la mayor parte de nuestro tiempo de tal modo que la identificación con él llega a ser casi completa, de ahí que la pérdida del empleo esté directamente relacionada con la probabilidad de aparición de síntomas de malestar psicológico.

¿Por qué el despido genera problemas en nuestra salud física o mental?

Esta pregunta, aunque parezca de Perogrullo, no lo es tanto si consideramos la desvinculación como una fase más dentro del ciclo vital. Del mismo modo que nos formamos y accedimos al primer empleo, desvincularse de una empresa puede conformar un capítulo más de nuestro personal cuaderno de contar la vida, pero todo depende de la interpretación que le demos. De hecho, la cultura y estilo de vida de un país marca fuertemente la interpretación que hagamos de esta situación (comparemos, por ejemplo, la interpretación que le damos en nuestro país al despido con la que se da en países como EE.UU., donde es habitual que un profesional pase por distintas transiciones laborales).

Pero al margen de la idiosincrasia particular de cada país, el despido es un factor de estrés claro, que puede provocar desde sentimientos de culpa o inseguridad, hasta pérdida de autoestima, ansiedad, sentimiento de fracaso, inicio de conductas adictivas, depresión y ruptura con el medio social. El trabajo nos hace sentir que estamos situados en el mapa y que ocupamos un rol en el mundo, y la pérdida del mismo puede generar una desvalorización ante nosotros mismos y la creencia de que también perdemos valor ante la familia, colegas de sector y entorno social. Suele producirse la ruptura de relaciones con el entorno anterior y es precisamente esa ruptura o desconexión de nuestra red social uno de los factores que más determinan la aparición de estos problemas de salud física o mental.

Pero del mismo modo que la percepción de pérdida de relaciones puede desencadenar problemas, el apoyo social es el indicador que más se relaciona con el afrontamiento positivo de la situación de despido y desempleo. Por ello, queremos aportar una serie de consejos generales que, salvando las diferencias particulares de cada persona, podemos seguir en el caso de enfrentarnos a una desvinculación:

  • Deja fluir las emociones, pero sin hacerte esclav@ de ellas: el enfado, la ira, la impotencia, la tristeza… son emociones normales en los primeros días tras un despido. Pero estas emociones empañan el foco atencional y a la larga dificultan que nos orientemos al objetivo de encontrar empleo. Vívelas pero sabiendo que son pasajeras, y que eres más que esas emociones.
  • Deja paso a la aceptación y el aprendizaje: céntrate en lo que has obtenido durante tu permanencia en tu antiguo trabajo. No todos los despidos se deben a la evaluación del desempeño de la persona y pueden atender a razones presupuestarias, de sobredimensionamiento, etc. Identifica que cosas hacías bien y en qué aspectos puedes mejorar y plantéalo en positivo. Este ejercicio también te servirá para las futuras entrevistas de empleo.
  • Plantea tu objetivo y organízate: elabora un plan con los objetivos que quieres cumplir. Puede ser el momento idóneo para dar ese giro a tu carrera o para perfeccionar en las áreas de mejora que obtenemos del paso anterior. Date un tiempo para la reflexión y organiza tu búsqueda de empleo de acuerdo a un horario realista.
  • Mejora o crea una nueva red de contactos: muchas personas, tras perder su empleo, inician actividades diversas (gimnasio, clases de idiomas, postgrados, etc.) y no sólo realizan estas actividades por la satisfacción que brindan (que también), sino porque generan una nueva red de contactos cercana y con la que comparten intereses y objetivos comunes. Aumentar el apoyo social es el mejor remedio para ponernos en el camino de encontrar un nuevo empleo.
  •  Vive tu transición laboral como una fase más de tu vida. Todas las fases tienen inicio y final, por lo que esa oportunidad, antes o después, llegará.

Autor

Greg


6 Comments


  1.  
    Silvia

    Amigos de Recursos Humanos Junior, cuánta razón en este artículo. Los jóvenes nos quejamos amargamente por no ser contratados, pero el despido no es menos amargo, especialmente en estos días de incertidumbre. Sin embargo, como señaláis, debemos aprender de otros países y no verlo como el fin de nuestra carrera profesional, sino como un nuevo comienzo, una nueva oportunidad. No obstante, vivimos un momento oscuro en lo laboral (y en tantas otras facetas) lo cual dificulta ese giro optimista… Pero afortunadamente existen profesionales que creen en ello y que con su trabajo ayudan al resto de trabajadores en ese necesario «cambio de chip». ¡Que no decaiga el ánimo por la tarea!




    •  
      Greg

      Estimada Silvia,

      Muchas gracias de nuevo por tu comentario. Es cierto que la situación no anima a mostrarnos optimistas pero ser o no optimistas también es una cuestión de elección, y debemos preguntarnos a qué barco queremos subirnos. Un fuerte abrazo.




  2.  

    absolutamente genial. gracias. comparto.




    •  
      Greg

      Muchas Gracias Pepa por tus palabras! Es un placer recibir comentarios de este tipo. Te invito a que sigas visitándonos.

      Un fuerte abrazo!




  3.  

    Muy bueno el artículo, es muy cierto que el despido, la búsqueda de trabajo, crean una situación de estrés y depresión que es muchas veces insostenible.
    Son muy pocas las personas que pueden ver la luz al final del camino a ellas hay que ayudarlas para seguir adelante.
    Yo quiero aportar algo mas, un programa gratuito que está ayudando a mucha gente que siente desesperanza y falta de fuerzas para buscar trabajo. Es el programa para aumentar la autoestima de los desempleados que pueden ver aquí http://www.miautoestima.com/programa-aumentar-autoestima-buscar-trabajo
    Saludos




    •  
      Greg

      Estimada Ilenia,

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Qué difícil es ver esa luz al final del túnel, verdad? Estoy contigo en que todos los profesionales debemos estar ahí, ayudando a las personas que lo necesitan a centrarse en lo realmente productivo para ese momento de sus vidas. Gracias también por compartir con todos nuestros seguidores el enlace sobre el programa de autoestima. ¡Una aportación muy interesante!

      Te invito a que sigas visitándonos.

      Un fuerte abrazo!





Leave a Response


(required)

 
GUÍA DE RRHH
 
  • rrhh indicadores
  • portales búsqueda empleo rrhh