La nueva generación de Recursos Humanos

 

Últimas Medidas para el Fomento del Empleo. ¿Flexibilidad o Precariedad? 2ª Parte

1
Posted febrero 26, 2013 by Greg in ARTÍCULOS

equipo-2Las medidas destacadas anteriormente son las que mayor repercusión han creado en los últimos días. De entre todas destacan las relativas al fomento de la contratación a tiempo parcial. Esta fórmula contractual sin duda abre la puerta a los famosos “minijobs” de los que tanto hemos oído hablar, ya que aporta flexibilidad a las empresas al mismo tiempo que una interesante rebaja fiscal. Por otro lado, la bondad de esta medida en lo referente a la formación a recibir parece diluirse si acudimos a la letra pequeña, y es que la formación no tiene necesariamente que impartirla la empresa ni coincidir con el tiempo de contrato. Además, tampoco es necesario que la formación esté vinculada con el puesto de trabajo y serán válidas aquellas formaciones oficiales o procedentes de los Servicios Públicos de Empleo y también se aceptará como formación adecuada un cómputo anual de 90 horas en idiomas o cursos sobre tecnologías de la información.

En cuanto a la fórmula del Primer Empleo Joven, su mayor ventaja es la bonificación que puede darse si se convierte a indefinido, aunque la misma ley ofrece opciones de contrato temporal tanto o más ventajoso que el contrato indefinido. Por ejemplo, un contrato indefinido a un menor de 30 años conlleva durante un año el 100% de bonificación a la cuota de la SS de la empresa, mientras que contratar bajo la fórmula ya comentada de contratación a tiempo parcial con vinculación formativa conlleva una exención del 100% a la misma cuota, pero durante 24 meses.Por otro lado, el llamado contrato generaciones con el que se pretende fomentar la contratación indefinida de personas mayores de 45 años y parados de larga duración conlleva idénticas exenciones fiscales para las empresas que el hecho de contratar indefinidamente a un menor de treinta años (de hecho sólo autónomos sin asalariados podrán contratar a mayores de 45 años, excluyéndose a pymes); por lo que la ley no parece determinada a beneficiar la contratación de personas senior.

El Decreto-ley también entra de lleno en los contratos en prácticas. Ahora se podrán concertar estos contratos aunque hayan pasado más de cinco años desde la finalización de los estudios, y además de la rebaja en salario (60% el primer año y 75% el segundo de salario comparable para un trabajador equivalente) las empresas podrán bonificarse el 50% de las contingencias comunes del trabajador durante todo el contrato, con lo que se convierte en una fórmula muy atrayente para la contratación de jóvenes formados por parte de las empresas. Se abre la puerta también al encadenamiento de contratos formativos y de prácticas, ya que la ley suprime el último párrafo de la letra c) del artículo 11.1 del Estatuto de los Trabajadores de tal modo que a partir de ahora se podrá concertar un contrato en prácticas en base a un certificado de profesionalidad obtenido como consecuencia de un contrato para la formación celebrado anteriormente con la misma empresa, aspecto que estaba prohibido hasta el momento para evitar posibles abusos.

Respecto a la última medida que destacamos, las ETTs podrán contratar mediante la fórmula de contratos para la formación y aprendizaje, siendo ellas las responsables de ofrecer la formación acorde al tipo de actividad de que se trate. Este aspecto también ha generado dudas, no sólo en cuanto a la calidad de la formación ofrecida sino por la posible sobreutilización de estos contratos en detrimento de contratos temporales más acordes a la naturaleza del puesto ofertado, pero con costes sociales mayores para la ETT.

Como vemos, las nuevas medidas son una apuesta clara por el fomento del emprendimiento y por la flexibilidad y reducción de costes a la contratación por parte de pymes y grandes empresas. No obstante, la priorización del contrato temporal respecto del indefinido genera controversia y rechazo en buena parte de la sociedad española y deja al trabajador por cuenta ajena en una situación de incertidumbre.

¿Es posible descender el número de parados sólo con medidas a la contratación?, ¿Se puede hacer más por atraer inversiones que produzcan riqueza y crecimiento? ¿Estamos conduciendo al trabajador por cuenta ajena, decreto tras decreto, a la precariedad? ¿Puede un titulado permanecer bajo contratos formativos en España hasta los 30 años? ¿No se resentirá a la larga el consumo de los hogares españoles (motor de la economía) si seguimos en esta línea?

Sólo el tiempo tiene las respuestas.


Autor

Greg


One Comment



Leave a Response


(required)

 
GUÍA DE RRHH
 
  • rrhh indicadores
  • portales búsqueda empleo rrhh